Tu e-mail a continuación:

julio 09, 2009

Windows 7: Tocar para ver


Descripción:

Una de las novedades más llamativas de Windows 7 es su «tactilidad», su capacidad de manejar con los dedos la interfaz del sistema operativo y aquellos programas compatibles con esta no tan nueva pero práctica manera de interactuar con el ordenador

No cabe duda de que Apple con el iPhone ha revolucionado el mundo de las interfaces de usuario. Y es que su tecnología Multi-Touch, lejos de ser una mera característica llamativa más apropiada para hablar de ella que para usarla, supone un avance extremadamente importante en lo que a la interacción hombre–máquina se refiere. Y lejos de ser un fenómeno aislado, la «multitactilidad» es una tendencia que se impondrá a lo largo de los próximos años en todos aquellos sistemas y dispositivos electrónicos con los que interactuemos cotidianamente.

El caso de Windows 7, sin ir más lejos, es una muestra clara de que, además del irreemplazable teclado, tendremos que aprender a usar los dedos para trabajar con las aplicaciones. De hecho, entre las demostraciones más espectaculares de este sistema operativo se encuentran las que tienen que ver precisamente con esta nueva característica.

Software y hardware

Las propiedades táctiles de Windows 7 precisan tanto de un software específico como de un hardware capaz de detectar el movimiento de los dedos en la pantalla. El equipo que hemos utilizado en nuestras pruebas ha sido un HP TouchSmart iQ500.

Una de sus peculiaridades es, concretamente, el carácter táctil de su pantalla, de modo que, tras instalar Windows 7, lo primero que tratamos de dilucidar fue si la pantalla era realmente «multi». En principio no se puede llegar a saber debido a la ausencia de controladores nativos para esta configuración, aunque rebuscando un poco se obró el milagro: en la página web del fabricante de la pantalla táctil que usa este modelo TouchSmart (www.nextwindow.com) se pueden descargar los controladores para el panel táctil que integra este HP.

Un poco en la sombra y con una clara visión de futuro, empiezan a aparecer fabricantes de este tipo de pantallas, como NextWindow, n-Trig o Tyco Electronics, de modo que en unos meses no debería ser complicado comprar un equipo táctil preparado para Windows 7 sin que el precio se dispare.

Sin ir más lejos, HP acaba de presentar el primer portátil Multi-Touch de 12 pulgadas, el TouchSmart tx2, sobre una plataforma AMD. De momento, sólo aprovecha las funcionalidades táctiles de Windows Vista a través de las aplicaciones de Tablet PC, pero está preparado para instalar las herramientas Multi-Touch tan pronto como pasen a ser de dominio público a finales del año que viene, ya sea integradas en Windows 7 o en forma de soluciones de software propietarias.

La interfaz táctil: un arma de doble filo

La clave de la experiencia táctil de Windows 7 es esa: la experiencia táctil. Esta aparentemente obvia afirmación esconde la mayor virtud y la mayor debilidad de la «tactilidad». La virtud es la facilidad con la que se aprende a trabajar de una manera táctil: se toca la pantalla o alguno de los elementos presentes en ella y ocurren cosas que además serán eminentemente visuales.

No median ni palabras, ni textos, ni voz, ni comandos de teclado… A lo sumo, gestos o movimientos especiales que provocan una reacción concreta. Por ejemplo, moviendo el dedo rápidamente de izquierda a derecha se tendrá un desplazamiento horizontal de la imagen en pantalla. O de arriba abajo para obtener un scroll vertical. Pinchando con dos dedos en una ventana del Explorador y separando o juntando los dedos se obtendrá un aumento o una disminución del tamaño de las vistas en miniatura. Girando los dedos como si se tratase de un compás se obtendrá una rotación de las imágenes en el sentido de las agujas del reloj o en el contrario.

Realmente casi cuesta más trabajo explicarlo que simplemente hacerlo. Es una mecánica sumamente intuitiva, pero, precisamente por ello, la respuesta del sistema a los gestos y los movimientos de los dedos sobre la pantalla tiene que ser inmediata.

Una interfaz táctil puede ser una maravilla en cuanto a diseño y completitud, pero, como haya un retraso de varios milisegundos entre la acción y la reacción, pasará de ser una maravilla a ser un desastre mayúsculo. De ahí la afirmación del principio: la clave de la experiencia táctil de Windows 7 es, justamente, la experiencia táctil. Windows 7, en su actual fase de desarrollo, ofrece un comportamiento prometedor.

Contiene la tecnología táctil, pero aún le falta mejorar sus tiempos de reacción. Eso sí, la parte de Tablet PC ha mejorado respecto a Vista, con un reconocimiento de la escritura excepcional y complementos interesantes, como el editor matemático. En sentido estricto, la funcionalidad de Tablet PC también se engloba dentro de la parte táctil en Windows 7 al poder usarla simplemente con los dedos y sin necesidad de lápices electrónicos.

Configuración y manejo de las opciones táctiles

Yendo al grano y centrándonos en Windows 7, descubrimos que incorpora en el Panel de control diversos apartados especialmente dedicados a la interfaz táctil, englobados dentro del epígrafe Pen and Touch. En realidad, esta tactilidad se puede considerar una extensión de las características de Windows Vista asociadas al uso de tabletas digitalizadoras; pero, en este caso, en vez de tener que usar un lápiz especial para interactuar con la pantalla, se usan los dedos.

Dentro de este apartado, se encuentra todo lo relacionado con las reacciones del sistema ante nuestras acciones táctiles: desde los acostumbrados parámetros para controlar el efecto de doble clic o tap – tap, hasta los flicks o gestos que, realizados sobre la pantalla, pueden invocar a tareas comunes como copiar y pegar, volver atrás o aquellas que configuremos nosotros mismos.

El panning o desplazamiento también se configura en este Panel de control, que permite incluso modificar la inercia de los objetos mostrados en pantalla, de modo que seguirán moviéndose incluso después de finalizado el gesto que hemos ejecutado.

De especial interés es el Touch Pointer, una herramienta que se ha incluido en Windows 7 para facilitar la interacción con objetos diminutos en pantalla que tengan un área táctil inferior a la que abarca la yema de los dedos. Con ella, se puede afinar mucho más, aunque sin necesidad de dejar de usar los dedos para trabajar. Es una de las primeras funcionalidades específicamente diseñadas para facilitar la interacción mediante el uso de los dedos en Windows 7.

Aplicaciones que ya aprovechan la tecnología Multi-Touch

Además del sistema operativo en sí mismo, algunas de las herramientas que se benefician de esta nueva interfaz se encuentran entre los accesorios del propio Windows 7. WordPad y Paint, sin ir más lejos, integran ahora un sistema de menús como los empleados en Office 2007.

La Cinta o Ribbon, que expone a los usuarios una mayor área de interacción, es perfecta para manejarla con los dedos. Paint, por su parte, permite realizar dibujos y diseños a mano alzada con la ventaja de la multitactilidad, de modo que se pueden realizar trazos sobre la pantalla con dos dedos a la vez.

En Explorer 8, gracias a los flicks o gestos, se puede navegar adelante y atrás en el Historial de páginas visitadas, así como copiar y pegar o hacer zoom de imágenes o páginas web. También se han mejorado las habilidades de Windows 7 para reconocer la escritura a mano, con interesantes modos de aprendizaje para afinar aún más la precisión.

De esta manera, si se desea prescindir del teclado físico, la verdad es que se puede conseguir. Además, el teclado en pantalla virtual se ha hecho más grande, con lo que es más sencillo teclear directamente sobre él.

Otro programa que se beneficia de las características táctiles de Windows 7 es la Galería fotográfica, que se incluye como visor de imágenes del sistema. En este software, es posible rotar, ampliar o mover con la punta de los dedos las fotos que se muestran en pantalla.

Tampoco podemos dejar de mencionar el Explorador de archivos, donde también se aplican los métodos táctiles de Windows 7. Así, para cambiar el tamaño de las imágenes en la vista previa, sólo tenemos que mover los dedos de un modo concreto, que coincide con el gesto de ampliación y reducción. Para desplazar la ventana hacia arriba o abajo se pueden usar los flicks o gestos, así como para acceder a funciones como copiar, pegar, deshacer o volver atrás.

La opinión de PC Actual

La interfaz Multi-Touch de Windows 7 no es realmente una novedad revolucionaria: con iPhone o iPod Touch de Apple ya se han conseguido buenos resultados con este tipo de interfaces, que aún no han sido superados por sus más inmediatos rivales como HTC, LG o Samsung dentro del campo de la telefonía móvil. Pero, cuando se combina con Windows 7, se obtiene una atractiva sinergia que mejora notablemente la experiencia de usuario y la interacción con el equipo.

En esta primera versión beta de Windows 7, aún no se consigue una respuesta inmediata para las acciones y gestos ejecutados sobre la pantalla, lo que supone una molestia que debe ser erradicada totalmente cuando se presente la versión final a finales del año que viene (si no hay modificaciones sobre lo previsto). Además, es de esperar que esta «multitactilidad» se extienda también a los dispositivos gobernados por Windows Mobile.

En definitiva, la interfaz táctil abre las puertas no ya a nuevas aplicaciones, pero sí permite usar las existentes de una manera diferente, mucho más intuitiva y rápida. La «tactilidad» está de moda, y está dispuesta a retomar el camino donde lo dejó la tecnología de los Tablet PC en busca de una forma de trabajar con los ordenadores mucho más intuitiva, rápida y eficaz.
Add to Cart

0 comentarios: